15 de febrero de 2019 notifications search
menu
Nacional

Predomina el miedo en ocho ciudades: Inegi

Piedras Negras es una de las ciudades donde se disparó el sentimiento de inseguridad

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 17 de enero 2019, actualizada 7:55 am

El temor frente a la delincuencia es un sentimiento que afecta a buena parte de los habitantes del país, especialmente en ocho ciudades, donde más de 90% de su población adulta se sintió insegura al cierre del año pasado, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El grupo de urbes donde impera el miedo lo encabeza la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, donde 96% de sus habitantes de 18 años y más considera que vivir ahí es inseguro. Le siguen Chilpancingo (Guerrero), con una tasa de 93.8%; Puebla (capital), Coatzacoalcos (Veracruz) y Ecatepec (Estado de México), con 93.4%; Villahermosa (Tabasco), con 92.3%; Tlalnepantla (Estado de México), 90.4%, y Fresnillo (Zacatecas), con 90.1%.

Entre las ciudades donde repuntó más la inseguridad en 2018 destaca el caso de Puebla, pues el porcentaje de la población que vive con temor a la delincuencia pasó de 72% al cierre de 2017 a 93.4% en diciembre de 2018, lo que significó un incremento de 21.4 puntos porcentuales.

Otras urbes donde se disparó el sentimiento de inseguridad durante el año pasado fueron Piedras Negras (Coahuila), con un alza anual de 20.8 puntos porcentuales, para llegar a una tasa de 61.9%; Guanajuato (capital), con más de 19 unidades y ubicada en 79.6%; Guadalajara (Jalisco), que subió 15.3 puntos para cerrar en 86.8%, y Monterrey (Nuevo León), donde la inseguridad repuntó 13.4 unidades y terminó en 84.4%.

A pesar de estos focos rojos, en términos generales la percepción de inseguridad pública a nivel nacional siguió disminuyendo al cierre del año pasado. En diciembre de 2018, 73.7% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro, el nivel más bajo desde marzo de 2017.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en las mujeres, con 78%, mientras que en los hombres fue de 68.6%.

En contraste, las ciudades con percepción de inseguridad baja en 2018 fueron San Pedro Garza García (Nuevo León), con 23.1%; Mérida (Yucatán), 28.8%; Saltillo (Coahuila), 30.5%; Puerto Vallarta (Jalisco), 38.7%; Durango (capital), 39.5%; y Los Cabos (Baja California Sur), 42.3%.

Las expectativas sobre las condiciones de seguridad a nivel nacional mejoraron de manera importante. El porcentaje de la población de 18 años o más que considera que la seguridad mejorará en los próximos 12 meses pasó de 17% en diciembre de 2017 a 41.4% al término de 2018, el nivel más alto del que se tiene registro.

A nivel nacional, en 35.8% de los hogares urbanos, al menos uno de sus miembros fue víctima de robo y/o extorsión.

“Hoy no sólo te cuidas del narco”

La violencia y la inseguridad en la capital de Guerrero no es sólo una percepción, sino una realidad: en más de 172 colonias se han organizado para vigilar sus calles y, en el peor de los casos, detener a los delincuentes.

“Uno ya no se siente seguro, la ciudad está muy violenta, muy acelerada. No sólo te cuidas de los narcos, de las balaceras, sino también de los rateros, hay muchos asaltos últimamente”, dice un vecino del Barrio de San Mateo, en pleno centro de la ciudad.

En su barrio, desde hace un par de años los vecinos se organizaron y formaron el Comité de Vecino Vigilante. Ahora se mantiene comunicados a través de un grupo de WhatsApp, donde se avisan todo lo que pasa en el barrio: desde un problema de basura o alumbrado público, hasta asaltos y otro tipo de crímenes.

Estos grupos están registrados en el ayuntamiento y tienen instrucciones muy precisas ante las autoridades, según explica el síndico procurador de Chilpancingo, Víctor Ortega Corona. Los comités sólo pueden dar avisos de alerta a la Policía Municipal, que será la que acuda a detener a los delincuentes, además de que tampoco pueden usar armas.

Chilpancingo cuenta con casi 700 colonias, entre regulares e irregulares, así como condominios y fraccionamientos.

El funcionario municipal detalla que hasta enero de este año en 172 colonias hay comités de Vecinos Vigilantes, y en 70 de ellas están instaladas alarmas; es decir, 25% de los asentamientos en la capital del estado son vigilados por los propios vecinos.

Pero estos comités en los últimos años no sólo vigilan, sino que también actúan ante las circunstancias. Por ejemplo, en diciembre, en la colonia Juristas, vecinos detuvieron a un hombre que intentaba meterse a robar a una casa. Al presunto asaltante lo amarraron en una silla y lo mantuvieron hasta que llegó la policía.

También hay casos más extremos, como el que ocurrió hace unos años en la colonia Río Azul, donde los vecinos se armaron e instalaron retenes en la entrada de ese fraccionamiento y todas las noches salían en camionetas, armados, a realizar rondines.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Chilpancingo otra vez se colocó en 2018 como la segunda ciudad en México donde más inseguros se sienten sus pobladores.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...