22 de febrero de 2019 notifications search
menu
Columnas Social

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA

Negado al doble

Columna póstuma de Juan Recaredo
martes 15 de enero 2019, actualizada 9:36 am


En cuestiones del idioma, una de las discusiones más frecuentes entre académicos y no académicos - los técnicos y los rudos en la lucha libre, como les digo yo - es la cuestión de la doble negación. Por lo general, el razonamiento es que decir "no vino nadie" es igual a decir que "sí vino alguien".

Entonces, en lugar de decir "no vino nadie", deberíamos decir "nadie vino", y pensábamos que, al decirlo así, salvaríamos a algún académico de una muerte segura o por lo menos de un soponcio que le pueda provocar un desmayo con el peligro de que al caerse, se pueda dar un "mal golpe" y confieso que ya no sé que es peor, un mal golpe o un buen golpe. De todas maneras, sea bueno o malo, el golpe no resulta nada agradable.

"No hay nada en el refrigerador", es otra frase que conlleva la doble negación y que pensábamos que ya deberíamos haber sustituido por "nada hay en el refrigerador", que no acaba de sonarme bien. Creo que, si digo así, en la vida cotidiana, me voy a sentir un poco raro y los demás no me van a entender... oye, ¿por qué andas hablando así, tan raro?, me van a preguntar, ¿luego qué les contesto?

La Real Academia Española ya ha explicado muchas veces que no hay problema con la doble negación. Ellos dicen que la doble negación no existe, pues por ejemplo, al decir no vino nadie, la palabra nadie sólo está reforzando la expresión "no vino" y que eso no contradice ninguna regla.

Lo que algunos especialistas alegan - y tenemos que aceptar que tienen razón - es que en un proceso judicial, si dijiste por ejemplo: "no hay nadie", lo que en realidad estás diciendo es que sí había alguien y una frase así te puede cambiar todo un proceso y convertirse en un gran problema. Algo parecido podría suceder por ejemplo en un texto que se traduzca a un idioma extranjero. Puede dar el efecto contrario por haber usado la doble negación.

De todas maneras, mientras son peras o son manzanas, nosotros seguimos usando la doble negación porque así es la costumbre y no se ve para cuando podamos y queramos cambiarla.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: donjuanrecaredo@gmail.com. Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Rosendo Murillo: ¿Por qué se dice financia y no financía?

LE RESPONDO:

La historia de algunas palabras y su evolución es en muchos casos muy compleja y larga. Muchos casos de este tipo se deben a que la costumbre se convierte en ley.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

La causa del divorcio quedó establecida: incompatibilidad de ronquidos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...