22 de febrero de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 12 de enero 2019, actualizada 8:11 am

Cuentan que 2019 pinta muy complicado para el Simas y el ayuntamiento de Torreón en lo que respecta a infraestructura hidráulica. Los primeros días del año han bastado para dibujar un primer panorama de lo que podría esperarse en caso de que no se atiendan los reclamos del respetable. Como sabrá usted, enterado lector, el nuevo Consejo Directivo de la empresa municipal de aguas y saneamiento y la nueva administración han sido recibidas con manifestaciones y bloqueos de colonos que dicen estar hartos de vivir entre las aguas negras. Y es que los brotes del pestilente líquido se han multiplicado en la ciudad y hay casos en los que el problema ya se encuentra dentro de las casas, con el consecuente riesgo para la salud de los vecinos.

Estos hechos confirman lo que se ha venido diciendo desde hace años, que es urgente y necesaria una inversión grande en materia de drenaje, tanto pluvial como sanitario. Los subagentes disfrazados de colectores caídos reportan que los diagnósticos que existen sobre las entrañas de la ciudad son el algunos casos dramáticos y que esto se debe al descuido de años en la infraestructura sanitaria y a la falta de obras para el desagüe de las colonias mal planeadas ubicadas en zonas inundables. El problema es que la cantidad de recursos que se requiere sobrepasa por mucho las capacidades y presupuestos del ayuntamiento y el Simas y que los dineros que se esperaba que llegaran vía participaciones van a estar muy ajustados debido a que las prioridades del gobierno del preciso López Obrador son los programas sociales y no la infraestructura. Además, la administración del gober Miguel Riquelme disminuirá considerablemente su presupuesto para obra pública este año en comparación con el anterior. Para acabarla de amolar, el Simas tiene que hacer frente a otros asuntos como la inversión en renovación de redes de agua potable y mantenimiento de pozos para mejorar el abastecimiento del vital líquido en el verano, y la enorme deuda que tiene con la CFE que le ha hincado el diente a casi todos sus usuarios. En suma, la cosa está en chino para el Simas.

***

Vaya lío en el que ha metido el supuesto "error" de un servidor público del Poder Judicial de Coahuila al gobierno estatal y a la Fiscalía General. Como se dio cuenta oportunamente en estas páginas, en la lista de acuerdos del mes pasado apareció que dos exfuncionarios involucrados con el enjuague de la megadeuda, Sergio Fuentes y Javier Villarreal, habían librado sendas órdenes de reaprehensión mientras en el vecino país del norte el segundo espera sentencia por delitos que ha confesado ya en un acuerdo de culpabilidad. Cuando el fiscal Gerardo Márquez salió a explicar que no era cierto que Villarreal estuviera incluido en el beneficio judicial, sino sólo Fuentes, quien tramitó un amparo, "alguien" del juzgado, que debe ser la persona encargada de la lista de acuerdos, decidió ocultar la información, incrementando con ello el sospechosismo. El revuelo que causó fue tal que, según los subagentes vestidos de malletes, del mismísimo Palacio Rosa recibieron una llamada en el Tribunal de Justicia para exigir que cuanto antes se aclarara lo que estaba pasando y que de ser necesario se convocara a una rueda de prensa, la cual terminó en un comunicado exprés en donde el Poder Judicial admite el "error" de un empleado administrativo. Y aunque pareciera que la cosa termina ahí y con la versión de que los procesos en Coahuila siguen vigentes contra el otrora zar financiero de Coahuila, resulta que en el Poder Judicial ya fue retirada la lista de acuerdos de la vista de los interesados en consultarla y ahora sólo puede accederse a ella respondiendo al interrogatorio del personal encargado de custodiarla. O sea, pública pero no tanto. Y para echar más leña al fuego, como que el auditor superior del Estado, Armando Plata, ya se está "cansando" de ser señalado por los panistas por su postura a veces demasiado condescendiente y ha comenzado a subir el tono diciendo que las seis denuncias que en su momento presentó la dependencia a su cargo están empantanadas sin avance alguno. Ante toda esta serie acciones desafortunadas y suspicaces algunos agudos observadores se cuestionan quién tiene tanto interés en proteger a don Javier y por qué.

***

Del otro lado del Nazas cuentan de algo extraño que está ocurriendo en la Policía Municipal de Gómez Palacio. Dentro de las labores de este cuerpo de seguridad está la de emitir partes informativos con los sucesos más relevantes que ocurren en este renglón en la ciudad, pero resulta que de un tiempo para acá los gendarmes no lo están haciendo. Y no se trata de que la vecina urbe sea ya un remanso de paz en donde no ocurre ningún hecho delictivo, sino que los agentes estarían asumiendo dicha postura a manera de protesta por una situación que enfrentan desde diciembre. Y es que, según los subagentes que responden a la clave ultrasecreta "Matute", los guardianes del orden no han recibido su dinero correspondiente al ahorro de 2018, mismo que debió entregárseles el último mes del año como ocurre en todas las instituciones y empresas que cuentan con cajas de guardadito. Dicen que desde entonces cada semana les dicen que ya mero, que no se desesperen, pero ya vamos para la primera quincena de enero y nada. Cuentan que esta situación no es privativa del departamento de Policía, ya que también ocurre con trabajadores de otras áreas del Ayuntamiento que están en la misma penuria de no poder disfrutar del dinero que ahorraron a lo largo del año. Tal parece que o la situación de las arcas municipales no está tan bien como dicen, o hay por ahí alguna mano mañosa que está pellizcando los dineros que no le corresponden.

***

Cuentan que los promotores y defensores del proyecto Chemours están preocupados por la visita que recientemente hizo el diputado federal petista, Gerardo Fernández Noroña, ave de todas las tempestades, a los ejidos en donde un grupo de pobladores encabezados por diestros líderes han emprendido una batalla legal y política contra la instalación de la planta de cianuro. Y es que, según dicen, los impulsores del movimiento lograron convencer a don Gerardo de que se acudiera al perímetro en cuestión en una segunda visita a la región, luego de la que hizo a Lerdo días atrás. Una vez que conoció el caso, el legislador de inmediato hizo suya la lucha -algo para lo cual no batalla- y hasta en videos la ha mencionado y es muy probable que en los días próximos la lleve a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Lo extraño de todo esto es que durante la visita del preciso López Obrador a Torreón, en el teatro Nazas se escuchó fuerte una voz de uno de los que se opone a la planta pero contrario a lo que ocurrió con voces de otras causas, don Andrés no le cedió la palabra, en una acción que para algunos significó que no asumiría o daría entrada a ese reclamo. Sin embargo, la visita de Noroña pudiera significar un cambio del grupo en el poder o simplemente una diligencia para sondear cómo está el asunto. Sea como sea, la preocupación de que este caso se politice más está en el ambiente.

***

Nos llegan reportes de la Capirucha del Esmog sobre las audiencias y foros que el Congreso de la Unión está llevando a cabo a propósito de la famosa Guardia Nacional. Dicen que al terminar la participación de los gobernadores integrantes de la Conago, los legisladores de la alianza izquierdista que respalda a don Andrés fueron convocados por sus líderes para hacerles saber que la instrucción es que deben mantenerse al margen de los comentarios y críticas contra la creación del nuevo cuerpo de seguridad. Vamos, en pocas palabras, que no se enganchen. Y uno pensará que en un órgano legislativo es un sinsentido inhibir el debate, sobre todo cuando se trata de señalamientos contra una iniciativa del gobierno emanado de la coalición que domina el Congreso, pero es que esa línea atiende a una situación que cada vez más gente ya huele: que el dictamen ya está palomeado y que todo el asunto de los foros es un mero trámite o, mejor dicho, una simulación. No obstante, parece que ya hay un cambio en un punto, ya que dicen que el preciso López Obrador estaría de acuerdo en que al frente de la Guardia Nacional estuviera un civil y no un militar. Vamos a ver si es cierto.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...