20 de febrero de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Menos migrantes

Jaque mate

SERGIO SARMIENTO
viernes 04 de enero 2019, actualizada 9:00 am


"¿Por qué tenemos a toda esta gente de países de mierda entrando aquí?"— Donald Trump

Donald Trump sigue obsesionado con su muro. Virtualmente todos los días manda mensajes en Twitter y a través de otros medios exigiendo fondos para construirlo, a pesar de que, paradójicamente, afirma que México ya lo está pagando a través de un nuevo tratado comercial que todavía no entra en vigor. El presidente estadounidense ha llegado al extremo de paralizar el funcionamiento del gobierno que encabeza en un intento por forzar al Congreso a darle 5 mil millones de dólares para la construcción. Lo curioso es que la información migratoria sugiere que el muro es cada vez menos necesario.

El número de migrantes no autorizados que vive en Estados Unidos ha venido bajando de manera gradual, pero sostenida desde 2007, cuando se alcanzó una cifra máxima de 12.2 millones. Estos representaban entonces 4 por ciento de la población total del país. Para 2016, último año documentado, el número total había caído 13 por ciento a 10.7 millones, los cuales eran el 3.3 por ciento de la población.

"Esta declinación se debe principalmente a una gran caída en el número de nuevos inmigrantes no autorizados, especialmente mexicanos, que llegan al país. Los países de origen de los inmigrantes no autorizados también cambiaron durante ese tiempo, con una declinación del número que proviene de México y un aumento de los que proceden de una sola región, Centroamérica, según los últimos cálculos del Pew Research Center."

Los inmigrantes mexicanos no autorizados en Estados Unidos bajaron de 57 por ciento del total en 2007 a 50 por ciento en 2016. El número de estos mexicanos pasó de 6.9 a 5.4 millones. En cambio, los de otros países apenas descendieron de 5.3 a 5.2 millones en ese mismo período, mientras que los centroamericanos aumentaron de 1.5 a 1.9 millones (Pew Research Center).

Mucha discusión ha habido sobre las razones de esta disminución en el número de inmigrantes indocumentados y en particular de los provenientes de México. Felipe Calderón se preciaba cuando era presidente que el fenómeno era consecuencia de los beneficios que estaban generando sus políticas económicas y sociales; hubo incluso algunos artículos en la prensa internacional que así lo sugerían.

El inicio de la declinación en 2008, por otra parte, coincidió con el comienzo de la gran crisis económica que disminuyó la demanda de trabajadores en la Unión Americana. Aunque es posible que esta baja en la necesidad de mano obra haya incidido en un principio en la inmigración, la tendencia no se modificó una vez que se recuperó el crecimiento. El fortalecimiento de las acciones del gobierno de los Estados Unidos para detener la migración en la frontera, con un aumento notable en las deportaciones, quizá haya tenido también algo que ver, pero esto no explicaría por qué ha bajado el número de indocumentados mexicanos, mientras que el de centroamericanos ha aumentado.

Cualquiera que sea la explicación, la información sugiere que la falta o presencia de un muro no es el factor fundamental para aumentar o disminuir el ingreso de migrantes sin autorización a territorio estadounidense: es mucho más importante mantener el crecimiento económico que ha tenido México y evitar la violencia que ha destrozado a Centroamérica. Si Trump quiere cumplir su promesa de campaña de disminuir la inmigración ilegal, tendría que prestar atención a los factores que realmente influyen sobre esta. El muro no parece ser relevante.

SIN DATOS

Dice el presidente López Obrador que del 8 al 30 de diciembre del año pasado se registraron 1,786 homicidios. Por lo pronto, sin embargo, los datos de delitos que antes se daban a conocer de manera sistemática en la página del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública están congelados en noviembre.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...