20 de febrero de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 02 de enero 2019, actualizada 6:34 am

En los ecos de la visita del preciso Andrés Manuel López Obrador, cuentan que éste dejó un sabor agridulce entre los integrantes de la sociedad civil y la iniciativa privada lagunera. Y es que sin bien para muchos fue grato escuchar de viva voz del Gran Tlatoani que esta comarca es casi como una entidad por su historia, cultura y economía, y que por lo tanto debe ser tratada como una unidad, añejo reclamo lagunero, para otros faltó contundencia y variedad a la hora de plantear las propuestas para la región. Y es que don Andrés dedicó la mayor parte de su discurso a explicar cómo va a aterrizar sus programas sociales en la comarca: las becas y apoyos a jóvenes, la pensión a adultos mayores, la ayuda a personas con discapacidad y productores rurales, etc. Es decir, lo mismo que ya ha venido anunciando desde que tomó protesta. Otra parte de su discurso la dedicó a plantear la continuidad de proyectos iniciados en la pasada administración...

Como el atropellado Metrobús y las plantas potabilizadoras de agua, así como el mantenimiento del Mando Especial de La Laguna. Como novedad relativa confirmó el traslado de la sede de Nacional Financiera a Torreón, hecho que sin duda generará una derrama importante y propiciará la generación de empleos. Pero más allá de eso, la buena voluntad y la promesa de regresar en tres meses, no hubo otras cosas que motivaran al empresariado o a los llamados activistas. Situación muy diferente fue para los ciudadanos de a pie que estuvieron dentro y fuera del Teatro Nazas, quienes tuvieron la oportunidad de acercarse y hablar con el preciso, algo que no se había visto en los últimos años. Y es que a don Andrés se ve que le gusta mucho eso de caminar entre la gente, la cual lo toca, saluda, le habla y entrega sus cartas y carpetas con sus peticiones. Incluso, algo inusual en los discursos presidenciales, dentro del recinto López Obrador se dejó interrumpir por alguno que otro asistente que levantó la voz para plantear su demanda a lo que el preciso respondió, claro, con un “lo vamos a revisar, lo vamos a hacer”. Falta ver que lo haga, por supuesto. Al final, aún no queda muy claro cuál va a ser la estrategia del gobierno federal para atender a La Laguna y cómo se va a traducir eso de que será tratada como una “unidad”, si con un delegado especial o subdelegados de cada estado o un representante... nadie sabe hasta ahora.

***

A propósito de delegados, la ausencia del Estado Mayor Presidencial y de la avanzadilla de las visitas presidenciales dejó un vacío que los procónsules de Coahuila y Durango no pudieron o no quisieron llenar, sobre todo el primero, ya que el acto político fue de este lado del río Nazas. Aunque para el jueves todos ya sabían que el preciso iba a estar en Torreón, poco o nada más se sabía porque no hubo un encargado de la agenda. Las invitaciones para asistir al acto se hicieron de manera informal y sin confirmar en cuál teatro sería, sin en el Isauro Martínez o el Nazas, que al final terminó siendo la sede. En cuanto a la logística y temática, no hubo información hasta la noche de la víspera y cuentan que los equipos de colaboradores y de seguridad de los mandatarios estatales se mostraron desconcertados porque no sabía si entrar por la puerta de enfrente o ingresar por la de atrás, que fue lo que terminó ocurriendo ya que por la entrada principal dejaron que la gente se aglutinara para darle una bienvenida popular al primer mandatario. Ni siquiera los dirigentes del partido Morena en Torreón sabían a ciencia cierta los detalles de la primera visita de don Andrés ya en calidad de presidente. Claro que todo este desajuste fue ponderado por los lopezobradoristas como parte de la política de austeridad republicana de la Cuarta Transformación, en la que, como dijo el Gran Tlatoani, se acabaron los actos ostentosos y la parafernalia. Y la verdad es que todo esto está muy bien: ahorrarse dinero que antes se gastaba a lo tonto sólo para engordar el caldo del mandamás. Pero tal parece que en el equipo de don Andrés no hay quien sepa que la austeridad no está reñida con la organización, una cualidad que siempre es bienvenida y que es gratuita. Ojalá que para la próxima lo consideren.

***

Los que también dieron la nota en la visita de don Andrés fueron el gober Miguel Riquelme y el alcalde Jorge Zermeño, pero el primero más bien de forma involuntaria. Y es que cuando el mandamás provincial fue nombrado en el sonido local como parte del presidium, un sector del respetable lanzó algunas pitas y siseos acompañados de un grito de “fuera el PRI”. El preciso, en un acto que fue alabado por muchos y ponderado por don Miguel, intervino y tomó la palabra para calmar los ánimos y llamar a la civilidad y la cordura bajo la consigna de que “la campaña ya se acabó” y que ahora de lo que se trata es de trabajar unidos. Las palabras del Tlatoani tuvieron efecto ya que cuando el gober se paró a dar un discurso ya no se escucharon los gritos ni la rechifla, sólo los aplausos. Tal vez motivado por el gesto, don Miguel aplaudió efusivamente varias partes del discurso de don Andrés, aunque también se le vio al gober José Aispuro sonando sus palmas alegremente. En contraste, a quien se le vio más bien serio y sin ánimo de aplaudir fue a don Jorge quien, fiel a su estilo, mantuvo un semblante adusto, aunque según dicen el preciso lo felicitó al terminar el acto por su nivel de aceptación entre el respetable, gesto que contrasta con el aquella frase de “que se baje de su pedestal”, que el munícipe le lanzó a López Obrador cuando recién obtuvo la reelección.

***

Y con el arranque de la tercera administración, segunda consecutiva, de Zermeño como jefe de la comuna torreonense, comienzan a sonar los posibles y anunciados cambios y enroques que se vendrán. Según los subagentes disfrazados de matracas azules los que pudieran salir, además del exjefazo policiaco Primo Francisco García, que abandonó el barco antes de cerrar el año y es relevado por Alejandro González, y Fernando Jaime, de Desarrollo Económico, en donde la ausencia de resultados ha sido la constante, son el excrítico Aldo Villarreal, de Urbanismo, área en donde las mañas se han institucionalizado, y el gerente del Simas, Juan José Gómez, quien no ha logrado enderezar el barco que sigue en picada. De acuerdo con los primeros reportes, que podrían confirmarse en los próximos días, Jaime no saldrá por completo de la administración sino que se iría al Simas en un puesto de segundo orden, y será sustituido por Andrea Salmón, la asistente de don Jorge, a la que no se le conoce experiencia en el área. También se escucha fuerte la especie de que el director de Servicios Administrativos, Antonio Loera López, pudiera encabezar una superdirección de Urbanismo y Obras Públicas o irse a dirigir al Simas, junto con su mano derecha, Alejandro Gutiérrez Zamudio, actual jefe de Parques y Jardines, quien fungirá como cuña del gerente operativo, Raymundo Rodríguez.

***

Del otro lado del Nazas siguen las quejas en la Vicefiscalía de La Laguna de Durango por los tratos preferenciales que el titular Daniel Rocha tiene para con su personal. Nuestros subagentes disfrazados de escritorios desvencijados nos reportan que el famoso bono de riesgo, que se había eliminado hace años y que se entregaba a los agentes que corren peligro por su trabajo, fue reactivado pero sólo en parte. Los beneficiados son personas que forman parte del círculo cercano de don Daniel a quienes, a cambio de su entera lealtad, premia a discreción dejando a los otros servidores públicos como los chinitos: “nomás milando”. Esta situación ha generado encono y división dentro de la Vicefiscalía en donde desde el cambio de gobierno estatal se espera que las cosas mejoren sin que hasta ahora a estas oficinas haya llegado la tan cacareada alternancia.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...